En blog, Soldadora de arco, Soldadora inversora, Soldadora MIG

El trabajo de quienes usan una soldadora inversora o de transformador y aplican los distintos procesos de soldadura disponibles no se enfoca solo en efectuar la unión de metales, sino hacer todo lo posible para que los trabajos se lleven a cabo de la mejor forma y sean de alta calidad, además que los cordones de soldadura no muestran defectos o discontinuidades.

Es importante aclarar los conceptos de defectos o discontinuidades para que los cirujanos metálicos o soldadores tengan más claridad sobre los procesos que realizan con la soldadora inversora para trabajar con acero inoxidable u otros metales:

  • Se trata de interrupciones que pueden presentarse en la pieza a soldar y, de forma obligatoria, deben repararse. Pueden ocurrir por rupturas del material de soldadura o por accidentes y no son aceptados por las normativas locales e internacionales que competen a la industria de la soldadura.
  • Se trata de las interrupciones que son muy pequeñas, por lo que no son consideradas como defectos y son aceptables en los cordones de soldadura.

Ahora bien, hay varios tipos de defectos que es importante reconocer, por ejemplo, golpes de arco, inclusiones de escoria, falta de uniformidad o mala apariencia, soldadura porosa, falta de penetración o fusión incompleta, grietas, socavación y salpicaduras. Estas últimas están entre las más comunes. Es importante saber en qué consisten y por qué aparecen para minimizar su presencia.

¿Qué son las salpicaduras?

Se trata de un defecto presente en una gran variedad de procesos de soldadura, especialmente en aquellos donde la transferencia de metal se produce a través de un arco eléctrico. Los procesos más propensos a sufrir este defecto son la soldadura de arco FCAW, GMAW y SMAW y es más común cuando el equipo no se parametriza adecuadamente.

Según la normativa de la American Welding Society AWS A 3.0, las salpicaduras que pueden ocurrir con una soldadora MIG u otros tipos consisten en partículas de metal que se expulsan en la fase de fusión y que no son parte integral de la soldadura. Usualmente, son comprendidas como las partículas que se adhieren al metal base adyacente a la soldadura.

También son consideradas como salpicaduras aquellas partículas que se lanzan fuera del metal base y la soldadura, por tal motivo, otra definición aceptada es la diferencia que hay entre la cantidad de metal depositado en la junta y la cantidad del metal fundido con la soldadora inversora.

Si bien son un defecto común, las salpicaduras no son un problema serio. En caso de que sean muy grandes, es posible generar una zona afectada por el calor (ZA) localizada en la superficie del sustrato base con un efecto parecido al de un comienzo de arco. Un claro ejemplo de tal situación puede observarse en el caso de glóbulos de salpicadura que se incrustan en el metal base.

La existencia de este concentrador de esfuerzos en un medio corrosivo también puede usarse como puntos concentradores de esfuerzos, capaces de producir una liberación de energía en un tanque. Si bien no es un problema grave, los expertos sugieren remover las salpicaduras de la unión de soldadura para que los productos sean de alta calidad.

¿Por qué surgen los defectos de salpicadura?

Si se ha producido la salpicadura, ocurrirán daños en la apariencia de la soldadura. Otro problema se relaciona con las irregularidades generadas en la superficie del metal base. Además, al inspeccionar la soldadura por medio de métodos no destructivos, la existencia de salpicaduras produce indicaciones que, usualmente, enmascaran los verdaderos defectos de la unión con la soldadora inversora. Por ejemplo, no puede acoplarse de forma adecuada el palpador en el ensayo de ultrasonido o pueden acusar problemas de interpretación en pruebas por tintas penetrantes o partículas magnéticas.

Ahora bien, las salpicaduras pueden producirse por utilizar altas intensidades, que generan turbulencia excesiva en la zona de unión. Ciertos procesos causan mayor salpicadura que otros. Por ejemplo, usar la transferencia por corto circuito o globular durante la soldadura GMAW hace que aumente los niveles del defecto en comparación con la transferencia de rocío. Al soldar con baja inductancia o usar mezclas de CO2 y argón como gas protector, pueden disminuirse las cantidades de salpicaduras en comparación con usar solo CO2.

El proceso FCAW también destaca por generar muchas salpicaduras. Si no existe un equilibrio entre los parámetros de amperaje y voltaje, la transferencia se torna inestable, lo que causa las cantidades de salpicaduras. Recomendamos que regulen bien los parámetros y se cercioren de ello, además producir transferencias estables.

En el caso de la soldadura MMA o SMAW, es importante que aseguren un buen amperaje para minimizar la salpicadura. También debe revisarse el almacenamiento de los electrodos. Por último, sean cuidadosos con la técnica, ya que tiene mucho peso en la producción de salpicaduras en el cordón de soldadura.

Sigan estas recomendaciones y garantizamos que sus trabajos no perderán su calidad por salpicaduras. En caso de requerir una soldadora de arco o consumibles, acérquense a los expertos de TSolda. Marquen al (222) 570 2046 o completen nuestro formulario.

Publicaciones recientes
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

contacto contacto soldadora MIGcortadora de plasma
phone