En blog, Enfriadores chiller, Recirculador de agua, Soldadora de aluminio, Soldadora de arco, Soldadora de microalambre, Soldadora inversora

Usar una soldadora inversora u otros equipos para soldar garantiza la eficiencia y productividad de muchos sectores; sin embargo, son fuentes de accidentes laborales. Según cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), un trabajador muere cada ocho horas al cumplir sus funciones y cada minuto hay un accidente. La mayoría son evitables, desafortunadamente, las empresas no aplican sistemas de prevención en sus instalaciones.

En plantas de soldadura, los accidentes son fatales, por lo que hay varias normas aplicables enfocadas en la seguridad del personal, por ejemplo, la NOM-005-STPS-1998, NOM-027-STPS-2008, entre otras. Estas se enfocan en minimizar y evitar los daños potenciales al aplicar las soldaduras TIG, MIG y el resto de variantes. Las empresas que las utilizan están obligadas a reconocer los daños y cumplir con medidas efectivas para prevenirlos.

¿Qué daños causan las soldaduras?

Ya sea la inhalación de humos perjudiciales o las posturas inadecuadas al realizar soldaduras, son prevenibles si se garantizan entornos seguros y se aplican medidas adecuadas. Un paso importante es reconocer los daños potenciales al usar la soldadora inversora u otros equipos similares. Se trata de los siguientes:

Daños por malas posturas

No son los más perjudiciales, pero causan serias molestias al usuario de la soldadora inversora u otros equipos para soldar. Destacan las lesiones en hombros, problemas en columna vertebral (como hernias, daños en cartílago fibroso), caderas y rodillas inflamadas, osteoartritis, problemas en tendones, entre otros.

 

Soldadura aplicada con equipo de protección

 

Daños por humos

Estos son muy peligrosos y algunos derivan inmediatamente en incapacitaciones. Destacan el vómito, náuseas, asfixia, problemas digestivos, neumonitis, inflamación pulmonar, edemas, bronquitis, irritación en sistema respiratorio y ojos por contacto con óxidos de nitrógeno y ozono que son letales en altas concentraciones, problemas para respirar, fatiga crónica, fiebre, escalofríos, entre otros.

Daños por calor y radiación

El arco y la luz infrarroja causan daños en córneas y retinas que derivan en cataratas. La radiación UV causa ojo de arco, visión borrosa y quemaduras que aumentan las probabilidades de desarrollar cáncer de piel. Otros daños son las molestias por calor y las quemaduras por chispas.

Sistema de prevención de daños

La Sociedad Americana de Soldadura (AWS) recomienda varias medidas, que enlistamos a continuación:

Comunicación de riesgos y acondicionamiento de la zona de trabajo

Ya sea que deseen aprovechar los beneficios de la soldadora inversora u otros equipos similares, es indispensable informar acerca de los riesgos potenciales y el manejo y análisis de herramientas y químicos peligrosos. Se requieren documentos de seguridad y su comprensión íntegra para evitar problemas con los químicos y consumibles utilizados al soldar.  En el caso de los químicos (como protectores de calor, refrigerantes, entre otros) es necesaria una hoja de seguridad donde se describa su nivel de peligrosidad y las acciones a tomar en caso de algún problema.

Hoja de seguridad en los recipientes de químicos

Es importante que la zona de trabajo esté ordenada y limpia. Igualmente, se requieren espacios señalizados para que los soldadores no se caigan, golpeen o dañen o hagan lo mismo con la soldadora de aluminio u otros equipos. Las empresas tienen la obligación de notificar las directrices y asegurarse de que sean cumplidas. Es necesario que mencionen los riesgos potenciales al personal y considerar las características de las celdas de soldadura, por ejemplo, muros no reflejantes, pantallas semitransparentes, entre otras.

Capacitación

Es un servicio indispensable para que los soldadores sepan cuándo la zona de soldadura está en excelentes condiciones operativas y cuándo son consideradas las directrices de seguridad. En caso de detectar algún riesgo, tienen el derecho de notificarlo a sus superiores para que lo resuelvan. Sin excepciones, la capacitación debe ser proporcionada por empresas externas especializadas.

Equipo de protección personal

Es indispensable que los soldadores muestren buena disposición y sean responsables con su seguridad y la de los demás. Esto se demuestra con el uso de un equipo completo de protección personal que abarca todo el cuerpo. Para proteger la cabeza y el rostro, se requiere un casco, lentes de seguridad y máscaras para soldar con características específicas que eviten daños asociados al proceso, como radiación y quemaduras.

 

Equipo contra gases y rayos uv

 

Para la protección de manos se requieren guantes protectores, para los pies botas de seguridad con características específicas, como suela antideslizante y ropa de tejidos que protegen de la radiación salpicaduras y chispas. Los tapones protegerán el sistema auditivo de ruidos causados por la maquinaria. Para el sistema respiratorio, se recomiendan respiradores y la implementación de sistemas de extracción de humos.

Es necesario enfatizar que no es suficiente utilizar el equipo de protección personal, sino cumplir con las normativas aplicables, que tienen que notificarse detalladamente al personal. Dentro de las empresas se requieren comités de seguridad para tomar en cuenta las características requeridas en el equipo de seguridad y los aspectos necesarios para acondicionar las zonas de soldadura. Cabe mencionar que un ambiente seguro no solo impacta en los usuarios de las soldadoras, sino en el resto del personal, por lo que es tarea de todos garantizar.

Si necesitan equipo para soldar, como la punteadora, consumibles u otros productos, contacten a los expertos de TSOLDA al (222) 5702 046 o llenen con sus datos el formulario disponible en nuestro sitio web.

 

Publicaciones recientes
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

contacto contacto
phone