En blog, Recirculador de agua, Soldadora de arco, Soldadora inversora

Los procesos de soldadura ofrecen muchas ventajas para una gran variedad de industrias fabricantes de piezas metálicas, no obstante, pueden ocurrir problemas si no se usan adecuadamente y se omiten aspectos importantes, como el factor de servicio. ¿Han escuchado sobre este término? Si no es así, continúen con esta publicación, donde les diremos en qué consiste, cómo se calcula y cuáles son los porcentajes recomendados según el tipo de aplicación, además los beneficios que ofrece un recirculador de agua en este aspecto.

El factor de servicio y su influencia en los trabajos de soldadura

El factor de servicio es también conocido como factor de marcha o ciclo de trabajo y consiste en el periodo en que una soldadora inversora o de otro tipo puede operar de forma continua y tomando como base un tiempo promedio de diez minutos. Es expresado en porcentaje por los fabricantes y se refiere al lapso operativo posible sin que el equipo se sobrecaliente y, en condiciones normales, se mantenga funcional.

Hay varios problemas que ocurren durante los trabajos de soldadura, que deben evitarse o, al menos, minimizar para obtener resultados de calidad. Esto aplica también para la soldadura MIG/MAG, que tiene varios procesos aplicables. En ella no se puede efectuar el proceso de manera continua, pese a que los equipos se diseñan para operar a intensidades nominales de forma constante, debido a que la temperatura de los componentes tiene que estabilizarse a la intensidad nominal operativa tras un tiempo de trabajo.

En el caso de la soldadura MIG/MAG, no se puede trabajar de forma continua por los tiempos de preparación, reposos de los operadores o de las botellas de gas. Durante los lapsos en los que no se trabaja, las temperaturas disminuyen y es aquí donde entra el factor de servicio, cuyos efectos en la productividad pueden minimizarse con un enfriador chiller, que es un equipo usado también en cortadoras de plasma.

Ahora bien, es posible calcular el factor de marcha, como cociente entre el tiempo operativo total y el tiempo de una soldadura. Tiene que considerarse que hay paros de la soldadura y enfriamiento de los componentes, lo que estabiliza su temperatura en un bajo rango de valores, menores que la temperatura máxima operativa. La fórmula del factor de marcha es la siguiente:

FM (%)= TS/P*100.

La siguiente expresión sirve para calcular la intensidad I’ de un determinado factor de servicio:

Fórmula para calcular la intensidad de un determinado factor de servicio

¿Cómo se aplica en la práctica?

Usualmente, en el caso de la soldadora de arco manual con electrodos revestidos, se llevan a cabo las siguientes operaciones:

  • Preparación de la junta.
  • Fusión del electrodo.
  • Reemplazo del electrodo.
  • Remoción de las escorias.

Ahora bien, los sistemas de soldadura suministran electricidad sólo durante la fusión del electrodo. Usualmente, para equipos manuales, suele elegirse un factor de servicio del 60%, en cambio, se requiere uno del 100% para soldaduras SAW o MIG/MAG. Pero ¿qué significan esos porcentajes? Por ejemplo, si se toman en cuenta las normas que consideran períodos de cinco minutos, un factor de servicio del 60% significa que, durante cierto lapso, el equipo operará durante tres minutos, ya sea de forma continua o discontinua y el resto del tiempo funcionará en vacío.

¿Qué porcentaje se recomienda según la aplicación?

Al elegir un equipo de soldadura, deben considerar el factor de servicio, ya que se trata del porcentaje que marcará el proceso de uso. Si es alto, quiere decir que los materiales y componentes usados para su fabricación son de excelente calidad y brindan un óptimo sistema de enfriamiento. Ocurre lo contrario si el porcentaje es bajo. Consideren el tipo de trabajo que realizarán con el equipo para elegir el porcentaje más conveniente:

  • Si utilizarán una soldadora para reparaciones en el hogar, opten por un factor de servicio entre el 30 y 40%, como los sistemas de alta gama que ofrecemos en nuestro catálogo.
  • Si se realizan trabajos de soldadura profesionales, recomendamos usar un equipo con un factor de servicio mayor que 50%.
  • Si requieren trabajos de nivel industrial, lo común es utilizar una soldadura con un 80 o 90% de ciclo de trabajo.
  • Las necesidades de productividad más altas pueden aprovechar sistemas que superan el 100% del factor de marcha.

Ahora bien, los paros operativos según el factor de servicio derivan en improductividad mientras el sistema se enfría. Pueden minimizar el periodo de enfriamiento si adquieren un recirculador de agua. En TSolda contamos con varios ejemplares para bajas o altas demandas, por lo que encontrarán el más conveniente para sus operaciones.

En el caso de las bajas demandas, opten por el modelo CW-3000. Su diseño es compacto e integra radiador y ventilador. No incorpora un compresor de refrigeración, por tal motivo, enfría únicamente a temperatura ambiental. Cuenta con un tanque de nueve litros que bombea hasta diez litros por minuto, además se recomienda para procesos donde no se necesiten estrictos controles de temperatura. Posee también una alarma para notificar el estado de la circulación del agua y una pantalla que indica la temperatura del agua.

Si desean más información sobre este recirculador de agua. marquen al (222) 570 2046 o llene nuestro formulario.

Publicaciones recientes
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

contacto contacto soldadora inversorasoldadora MIG
phone