En blog, Cortadora de plasma, Enfriadores chiller, Recirculador de agua, Sin categoría, Soldadora de aluminio, Soldadora de arco

La soldadora de arco eléctrico es una de las tecnologías de unión más usadas, pese a la existencia de otros equipos y procesos de alta eficiencia y productividad. Para realizar la fusión de los metales a altas temperaturas, requiere de un diferencial de potencial y cierto valor de intensidad de corriente eléctrica. El aire es ionizado mediante dicho diferencial, lo que desplaza los electrones a través de los electrodos y el metal a unir.

La soldadura por arco produce calor de hasta 4,000 °C, lo que funde el material base y el de aporte que es depositado para generar el cordón de soldadura. El material de aporte son los electrodos y se revisten con sustancias químicas diversas y no metálicas, por ejemplo, fluoruro de calcio, celulosa, carbonato de calcio y óxido de titanio. Se trata de una técnica en la que los equipos fungen como reguladores de energía eléctrica para la producción de calor y lograr las uniones requeridas.

Adquirir una soldadora de arco es una excelente opción para trabajar con una gran variedad de metales, desde acero inoxidable, cobre, hasta aluminio y latón. Si bien se diseña para ser efectiva y segura, presenta algunos riesgos para los usuarios. Conocerlos es importante para prepararse y mantener las zonas de trabajo libre de accidentes, incluso letales. Hay cuatro tipos de riesgos, cuyas características y medidas preventivas trataremos a continuación.

Riesgos eléctricos

Como mencionamos, una soldadora de arco eléctrico opera igual que un regulador de electricidad y necesita alimentarse de una fuente y mantenerse energizado mientras esté en funcionamiento. Esto representa graves peligros para los operadores, desde accidentes leves hasta letales, especialmente para aquellos que no son tan experimentados. Afortunadamente, hay algunas medidas para evitarlos, como:

  • Mantener la zona de trabajo limpia y ordenada.
  • Evitar que la soldadora se deje desatendida mientras es alimentada con electricidad.
  • Evitar que haya objetos metálicos cercanos que tengan contacto con los circuitos eléctricos.
  • Aislar el sitio donde se efectuarán los trabajos de soldadura para evitar el tráfico de personas o animales que causen interrupciones.
  • Efectuar revisiones minuciosas de conectores, circuitos y clavijas y corroborar que estén en excelentes condiciones operativas.

Voltaje de salida al vacio de una soldadora de arco

Riesgos visuales

El equipo permite la aplicación de varios procesos de soldadura recomendados para principiantes, como TIG y MIG/MAG, no obstante, en este tipo de usuarios los riesgos son mayores, especialmente los relacionados con la salud visual. Al usar esta tecnología, se emiten radiaciones de alta intensidad tanto en el espectro visible como el infrarrojo y ultravioleta, por tal motivo, es indispensable usar protección para los ojos. Si estos órganos son expuestos a los resplandores sin la protección adecuada, ocurrirán problemas a largo plazo e, incluso, discapacidad visual.

Para reducir los riesgos para los ojos implicados en la soldadora de arco, se recomiendan las caretas o pantallas protectoras, que integran filtros de luz diseñados para soportar el nivel de intensidad de la radiación producida durante el proceso. Recomendamos ampliamente las caretas electrónicas, que brindan una protección más completa, permiten operar en áreas reducidas y realizar inspecciones en los metales trabajados sin necesidad de retirarlas.

Las caretas igual minimizan los factores que pueden dañar el resto de la cara, por ejemplo, vapores y gases, chispas calientes, exposición a temperaturas muy altas y a químicos, salpicaduras de las piezas fundidas, entre otros.

Riesgos de inhalación de gases

Al igual que una soldadora inversora, el equipo de arco eléctrico conlleva riesgos para el sistema respiratorio. Tanto los metales a unir como los electrodos emiten gases tóxicos para la salud humana, como los humos de manganeso, óxido de hierro, cromo, cobre, entre otros. Minimizar los riesgos de inhalación es responsabilidad de los dueños de talleres, lo que es posible con las siguientes medidas:

  • Utilizar equipo de protección respiratoria, por ejemplo, respiradores o las mismas caretas electrónicas, cuyo diseño reduce la exposición a gases.
  • Realizar las uniones en zonas pequeñas y efectuar pausas intermitentes para evitar la producción excesiva de gases.
  • Trabajar en áreas abiertas y, en caso de que sean cerradas, garantizar una óptima ventilación.
  • Checar periódicamente los sistemas de ventilación o succión artificial.

Cubrebocas y extractor de humo eliminan partículas nocivas para la salud

 

Riesgos de partículas proyectadas

Durante los trabajos de soldadura, se producen chispas y material derretido, que puede proyectarse o caer. Dichas partículas se encuentran a altísimas temperaturas y hay riesgos de que tengan contacto con los usuarios de la soldadora o con otros objetos cercanos. Minimizar los riesgos que implican es posible con las siguientes medidas:

  • Utilizar equipo de protección personal que cubra el cuerpo por completo, como careta, chaquetas con fibras ignífugas, guantes, botas industriales, lentes de seguridad y careta, entre otros.

Salpicadura de soldadura

  • Revisen que no haya materiales inflamables cercanos a la zona de trabajo.
  • Aíslen la zona de trabajo y asegúrense que sea amplia. Añaden barreras para evitar que las partículas se proyectan hacia otras zonas.

Recuerden que los equipos de soldadura son muy peligrosos y su uso solo es recomendado si se conocen de antemano medidas como las mencionadas. En caso de requerir un ejemplar u otros equipos y consumibles, como electrodos o la soldadora MIG, contacten a los expertos de TSOLDA al (222) 570 2046 o completen el formulario en la sección «Contacto».

Publicaciones recientes
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

contacto contacto
phone